2a. Pedro – resumen

Por L M Grant

"Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia." 

2a. Pedro 1:3

2a. Pedro es la provisión de Dios en vista de la atrevida corrupción de la Cristiandad en su resuelto desafío a la autoridad del Señor Jesús y a la potestad del Padre. Falsos maestros no sólo no harían caso, sino que sistemáticamente socavarían todo verdadero principio de la potestad de Dios.

Por consiguiente, ¿eximirá esto a los piadosos de su responsabilidad de obedecer? ¡Muy por el contrario! Mas bien, se hace la más plena provisión para estimular el sometimiento implícito del corazón a Él. Su autoridad aún triunfará absolutamente, con un terrible juicio que ha de ser enfrentado, no sólo por el mundo impío, sino por los impíos profesantes de la Cristiandad.

El divino poder de Dios ha suministrado maravillosamente y de gracia todas las cosas necesarias para sostener aquella vida fresca y vibrante que está en contraste con la estancada ausencia de vida de la apostasía. También suministra la piedad que es tan valiosa en una época en que predomina la impiedad. Y esta provisión está relacionada con el conocimiento vital de Él personalmente, el Dios viviente revelado en la Persona del Señor Jesús. Él nos llama por su gloria y excelencia, es decir, Él pone ante nuestros ojos su gloria como el fin en el que hay fijar la vista, y su excelencia como un incentivo precioso y presente; ya que tal virtud es la que se ve en toda la historia del Señor Jesús.

Aquí se habla de la certeza del juicio venidero de Dios en términos serios, que inspiran temor -y esto no sólo de los juicios de la Tribulación, sino de los cielos y la tierra ardiendo. Y temas tales tienen la intención de tener un efecto santificador en las almas.

 L M Grant

Home
Comentarios Bíblicos
Libros
Articulos
Enlaces

Copyright © Biblecentre.org :: Free for personal use
Publication only with prior permision from Biblecentre