Filipenses  – resumen

Por L M Grant

"Más aún, todas las cosas las tengo por pérdida, a causa de la sobresaliente excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, Señor mío, por cause de quien lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para que yo gane a Cristo."

Filipenses 3:8 (VM)

Filipenses ("Aficionado a los caballos" ‑ o "a la carrera") es una epístola pastoral, alentadora y refrescante. Está escrita a una asamblea afligida por la pobreza, que había mantenido, no obstante, un leal afecto por Pablo desde que habían sido convertidos por medio de sus labores,  once años antes.

La epístola presenta la verdadera experiencia Cristiana como la pista de carreras que conduce a la gloria de Dios. El propio Pablo es ejemplo de esta experiencia, y aunque estaba en prisión, el vibrante y, sin embargo, pacífico gozo del apóstol impregna el libro completo. El secreto es simplemente que, de un modo práctico, Cristo es todo para él:

El capítulo 2 contiene una magnífica declaración de la grandeza de la disposición a la humillación del Señor Jesús, desde el lugar de la más elevada gloria al del más profundo sufrimiento y la muerte de la maldición. Esto es, entonces, seguido de la bendita respuesta de Dios al exaltarle como Hombre al lugar de la más alta preeminencia. (versículos 5-11).

Al ocupar una Persona tal los afectos y la admiración del apóstol Pablo, él no sólo soporta pacientemente toda adversidad desagradable, sino que se regocija al ver en cada una de estas una ocasión de más plena bendición y de mayor gloria para el Señor Jesús.

Este magnífico triunfo de la fe otorga al libro el más dulce valor al alentar una fe similar en nuestras propias almas.

L M Grant 

Home
Comentarios Bíblicos
Libros
Articulos
Enlaces

Copyright © Biblecentre.org :: Free for personal use
Publication only with prior permision from Biblecentre