Malaquías – resumen

Por L M Grant

"Entonces los que temían a Jehová hablaron cada uno a su compañero; y Jehová escuchó y oyó, y fue escrito libro de memoria delante de él para los que temen a Jehová, y para los que piensan en su nombre."

Malaquías 3:16

Malaquías ("Mi mensajero") nos muestra la miserable autocomplaciente condición de los Judíos que habían regresado del cautiverio. Su energía se había deteriorado rápidamente hasta llegar a un estado de insensible indiferencia a las demandas de Dios, un estado de autocomplacencia.

Es una palabra de súplica profunda de parte de Dios, en la cual Él reprueba el grosero desprecio de ellos por Él, expresado de varias maneras. Sin embargo, ¡ellos responden con descarado desafío como si estuviesen enteramente sin culpa! De ahí que esta es la última palabra de Dios para Israel hasta cuatrocientos años más tarde, cuando Juan el Bautista fue enviado por Dios. Israel, al rehusar escuchar a Dios, será dejado para que coseche los amargos resultados de su propia arrogante opción.

Con todo, cuán precioso es que todavía estaban aquellos quienes en su corazón 'temían a Jehová', aunque, sin duda, era un pequeño remanente de entre el remanente que había regresado a Judá. No se les da ningún nombre que los distinguiese, puesto que lo que es precioso para ellos es el nombre del Señor. Pero ellos hablaron a menudo unos a otros acerca de las cosas de Dios, y esto era un deleite para Su corazón. Él nos asegura que aquello no fue olvidado, sino que fue escrito en un "libro de memoria."

Cuán apropiado es que este último libro del Antiguo Testamento nos muestre a Jehová ocupado no meramente con acciones, sino con los pensamientos y motivos de los corazones. Y a ellos se les promete que les nacerá el Sol de Justicia - Cristo que está aún por venir en poder y gran gloria.

L M Grant

Home
Comentarios Bíblicos
Libros
Articulos
Enlaces

Copyright © Biblecentre.org :: Free for personal use
Publication only with prior permision from Biblecentre