Habacuc – resumen

Por L M Grant

"Se levantó, y midió la tierra; Miró, e hizo temblar las gentes; Los montes antiguos fueron desmenuzados, Los collados antiguos se humillaron. Sus caminos son eternos."

Habacuc 3:6

Habacuc ("Ardiente abrazo") es una profecía que trata particularmente con el profundo ejercicio y dolor de un Israelita piadoso al considerar la vergüenza y degradación de su propia nación, habiendo sido ellos llevados cautivos por "los caldeos, nación cruel y presurosa." Este enemigo despectivo - el Imperio Babilónico - es el retrato exacto del mundo en su corrupción y confusión religiosa, es decir, en su grosero mal uso de las bendiciones de Dios. Poco nos maravilla que un alma piadosa sea profundamente apenada por la cautividad de Israel por un tipo tal de maldad. ¿Acaso no ha esclavizado hoy en día el mismo terrible enemigo a la Iglesia profesante?

Con todo, estas penas son la causa de que el profeta 'abrace ardientemente' las promesas de Dios. Lo conducen a una confianza completa en el poder y la gracia soberanos de Dios. Él reconoce que Dios mide por sí mismo la tierra y, por lo tanto, todo lo que hay en ella: las naciones que Él humillará dolorosamente: las montañas (las más altas autoridades) que él dispersará, aunque los hombres piensen que son eternos; y las colinas (las autoridades de menor rango) se inclinarán en señal de reverencia ante Él. Siendo esto verdad, entonces no obstante lo grande que pueda ser la destitución y desolación a la que Israel sea reducida, el profeta puede decir verdaderamente, "Con todo, yo me alegraré en Jehová" (cap. 3: 18).

Este es un libro de preciosa ayuda a aquellos que, enfrentados al mal y a difíciles condiciones, se afligen delante de Dios.

Home
Comentarios Bíblicos
Libros
Articulos
Enlaces

Copyright © Biblecentre.org :: Free for personal use
Publication only with prior permision from Biblecentre